Pintar lo que piensas vs dejar fluir lo que sientes

¿Fruir con el pincel o pintar una idea clara? ¿Cuál crees tú que es el camino más adecuado para estimular tu creatividad?

Fluir con el pincel es el camino más corto y productivo para generar nuevas ideas.

Sin embargo, volcar lo que tenemos en la mente en el papel, es satisfactorio.

Ambas opciones son grandes herramientas para trabajar la creatividad, pero tienen procesos diferentes, en este post te contaré cuales son, esperando que te ayuden a comprender cómo funcionan tus ideas y tu creatividad.

Las experiencias y tips que te comparto a continuación están basados en mi propia experiencia artística y 2 libros que aunque no son de arte me ayudaron en el proceso, al final del post tienes los nombres y los autores de estos 2 libros.

¡Empecemos!

Dejar fluir las ideas para estimular la creatividad

En toda creación hay un proceso, y este proceso es diferente en cada persona, pero hay pasos comunes en los procesos creativos, dejar fluir las ideas, es uno de ellos.

Quizás lo primero que debes asumir es que las primeras ideas que te vienen a la mente suelen ser las ideas más evidentes.

Al cerebro no le gusta mucho esforzarse, así que tira de lo que tiene más a mano.

  • Lo que más se ha repetido
  • Lo que más te ha impactado
  • Lo más reciente

Muchas veces, esos 3 detonantes son más que suficientes para que empieces a pintar y estés encantada con lo que pintas.

Pero hay días que la cosa se complica…

  • Estás aburrida de pintar siempre lo mismo.
  • Te da la sensación de que sólo copias y no tienes ideas originales
  • o simplemente te das cuenta que aunque tu técnica mejora, tu creatividad está un poco atrofiada.

Es entonces cuando necesitas hacer un parón, despojarte del resultado y experimentar, es decir,  alejarte de lo repetido, lo que te ha impactado o lo más reciente.

Para poder hacer esa separación es importante poner a dormir a la parte racional del cerebro.

Esa que te dice que “lo estas haciendo mal” que “a fulanita le sale mucho mejor”, que te recuerda que “la técnica correcta es otra” o que “estás desperdiciando material”, etc.

En realidad nuestro cerebro racional, sólo quiere protegernos y ser eficiente, pero esas no son las cualidades que necesitan tus ideas al inicio.

Tu ideas más geniales no nacen en tu mundo racional, sino en tu mundo interior e intuitivo.

Tus ideas al nacer, no necesitan realismo.

Tus ideas al nacer necesitan un espacio libre, donde todo es posible, donde las normas se estiran como un chile y las condiciones están para romperse. No hay un “bien”o “mal”, la actitud que desarrollas está abierta a la sorpresa y lo nuevo.

  • ¿Qué pasaría si…?
  • ¿Y si pruebo a…?
  • ¿Cómo puedo modificar esto?

Esta actitud hace que el miedo, la crítica o el ego se desvanezcan, y es entonces podemos conectar con esa parte de  nuestra mente más emocional e intuitiva.

Mientras que tu mente racional busca un resultado. Tu mente intuitiva disfruta descubriendo.

Tu mente intuitiva te deja fruir.

Y cuantas más ideas nuevas descubras, más se expande tu capacidad creativa.

Entonces, eso quiere decir que ¿Todas las ideas, sólo necesitan de nuestro lado intuitivo del cerebro?

Veamos si eso es así.

Pintar con el lado racional de tu cerebro

Ya sé que parece que tu lado racional es un obstáculo para crear y sacar fuera tus ideas.

Pero esto no es cierto, al menos, no del todo.

Tu parte racional, es la que se encargó de que aprendieras cómo utilizar el pincel, es la que te recuerda que tienes que poner las manos en una posición cómoda para pintar.

Tu lado racional, es el que te ha dado la disciplina y el orden para aprender, y te ayuda a recordar que si mezclas amarillo y azul obtienes verde, y si pones más agua al pigmento el color se diluye. 

Tu parte racional te ha ayudado y te ayuda a mejorar tu técnica.

Una vez las ideas han fluido, muchas serán las que te sorprenderán, unas pocas las que te gustarán mucho, pero lo realmente importante, es que darás con un par de resultados que podrás multiplicar, modificar o perfeccionar.

Tu parte racional, hace muy bien el trabajo de criticar, filtrar, elegir, catalogar, esas cosas se le dan muy bien. Tu pensamiento racional te ayudará a elegir las ideas que vale la pena seguir explorando.

Lo bueno de tu parte racional que está acompañado de la técnica, es que puedes aprender metodologías que puedes seguir con un paso a paso.

Por ejemplo, a lo mejor pintaste 10 flores de manera libre y 2 de ellas te gustaron mucho.

Tu parte racional te dirá:

  • Puedes pintar un estampado con 1 o 2 de estas flores
  • Se acerca el cumpleaños de tu hermana, pintale una postal.
  • Pinta las flores de otros colores, como tus colores favoritos…

Tu lado racional, buscará el resultado concreto y aplicable, y esto también es maravilloso.

Mente intuitiva y mente racional un gran equipo

Al final la creatividad es un proceso combinado, participan ambos cerebros, cada uno tiene su papel y una parte del proceso que desempeña mejor.

Estos son mis consejos:

  1. Date el permiso para explorar, jugar y descubrir, sabiendo que es parte del proceso, y que es como ir buscando, semillas que luego puedas cultivar para convertir en resultados.
  2. Dale a tu cerebro intuitivo y a tu cerebro racional, el espacio que necesitan, y valóralos por sus fortalezas.
  3. Ahora que sabes que las ideas llegan a ver la luz gracias a un trabajo en equipo de tus 2 cerebros, aliméntalos con lo que necesita cada uno. Dale material de proceso y paso a paso a tu cerebro racional y permite a tu cerebro intuitivo crear sin pedirle resultados.

Recuerda:

Si empiezas a explorar ideas esperando un resultado las ideas no fluirán.

Cuando tengas algunas ideas que te gusten, dales los recursos del cerebro racional para aplicar metodología y convertir tus ideas en proyectos.

Hay un momento para todo, y sólo tú puedes decidir cuánto espacio le darás a cada momento de creación.

Espero que el post de hoy te ayude a comprender mejor, con que lado de tu mente estás trabajando. Y que a partir de ahora sepas utilizar los 2 cerebros que tienes adaptados a lo que se les da mejor.

Bibliografía

Estos 2 libros que te comparto a continuación no hablan sobre arte o creatividad, de hecho los leí mucho antes de dedicarme al arte de manera profesional, aún así, lo que aprendí en estos libros, me sirvió muchos años después para gestionar mi frustración creativa.

Incluso ahora, me sirven para poder escribir este post. 

Lo bueno de las ideas es que son inagotables, cuando una nace, tiene la capacidad de multiplicarse.

Estos son los dos libros que me han servido de bibliografía y compañeros para este post

¿Te gustaría recomendar algún libro con la comunidad sobre estos temas? Me encantará conocerlo y saber cómo te ha influido.

Muchas gracias por visitar el Blog. Te envío un fuerte abrazo y hasta la próxima.

Annel Vare

17 comentarios en «Pintar lo que piensas vs dejar fluir lo que sientes»

  1. Muchas gracias, por compartir este blog y q creo que será de utilidad y tb por la recomendación de los dos libros.De nuevo muchas gracias

    Responder
    • Gracias a ti Marisol, por participar en los comentarios. Nunca puedo saber si un post os ayudará o si os gustará, y leer vuestros comentarios me anima a seguir compartiendo, un abrazo 🙂

      Responder
  2. Muchas gracias Annel, siempre tan clara . Todo lo que nos compartis nos ayuda en este camino tan fascinante de la Acuarela. Un abrazo. Sonia de Bariloche. Argentina.

    Responder
  3. Agradecer tu motivación a compartir no solo los conocimientos que tienes sobre la pintura con acuarela, sino además este. Que va más allá del simple aprendizaje de aplicar técnicas o herramientas para pintar. Es un regalo de crecimiento personal que agradezco desde mi Ser. Bendiciones para ti Anne

    Responder
    • Al final el arte es más alma que técnica, y muchas veces no por lo que se pinta, sino desde qué lugar y emoción pintamos. Así que me alegro mucho que te hay agustado el post y lo hayas sentido como algo útil para tus adentros. Bendiciones para ti también Nika

      Responder
  4. Hola Annel.
    Que interesante lo que dices en este Post. Me he alegrado muchísimo de poder comprender que parte del cerebro utilizamos cuando estamos pintando con las acuarelas. Qué importante es darnos cuenta que nos lleva a usar la técnica y elegir los temas, de esa otra parte que queremos descubrir y dejar fluir y ahí no existen los miedos ni las exigencias que siempre me han acompañado. No digo que esto no me vaya a pasar ahora, lo que me alegro es que al comprender estos dos cerebros intuyo que se va a producir un cambio.
    Muchas gracias y un fuerte abrazo Annel.

    Responder
    • Sí Rosalía, en efecto así es, en algún momento detectarás que necesitas este apartado más de juego y te darás permiso para experimentar sin perseguir resultados, las manchitas y pruebas o modificaciones de color pueden ser una excelente manera de conectar con este lado más relajado para pintar 🙂 , me alegro que hayas sentido un “click” al leer este post.

      Responder
  5. Hola Annel!! Me encanta cómo te explicas! Con la sencillez que vas al grano y lo claro que llega tu mensaje. Yo estoy justo en ese punto de frustración y me ha ayudado muchísimo leerte.
    Lo voy a poner en práctica hoy mismo

    Responder
    • Qué bueno Susana que este concepto haya llegado en un momento que puede ayudarte. Es un proceso, pero verás que que si estas atenta con qué lado del cerebro estás funcionando. A veces necesitamos afrontar proyectos diferentes a los que pintamos habitualmente para mejorar en los proyectos. Los doodles y los mandalas son 2 aplicaciones muy buenas para esto, por que técnicamente son repetitivos y de poca dificultad perfectos para desconectar al lado perfeccionista.
      En el canal de YouTube tienes un vídeo de mandalas >>Mandalas con Acuarelas<<.

      Y si te apetece profundizar un poco más sobre el tema en la Academia tienes el curso de Diseño de Mandalas y el de Doodles con Acuarelas.

      Tómatelo con calma y verás como finalmente tus 2 cerebros aprederán a trabajar en equipo 😉

      Responder
  6. Muchas gracias, admiro tu sencillez para explicar y lo atinado de tus comentarios. Muy inspirador lo que dices de amigar nuestros dos cerebros.

    Responder
    • Gracias por tu comentario Sandra, a veces dudo de si estos temas os pueden interesar 🙂 y me alegra saber que a una parte de la comunidad le ayudan. Es muy interesante vernos con estos 2 funcionamientos, que aunque trabajan en equipo a veces también entran en conflicto jeje. Entender como funcionamos, siempre es un plus para relajarnos y aceptar lo que vivimos y desde allí actuar. Estoy contenta de que hayas encontrado el tema interesante. Un abrazo, Annel

      Responder
  7. Hola Ángel, muchas gracias por tus comentarios, siempre vienen bien. Hay un libro que trata del lado derecho e izquierdo del cerebro para aprender a dibujar que es interesante, aunque no es de acuarela, es más de retrato. ” Aprende a dibujar” de Betty Edwards

    Responder
    • Gracias por tu aportación Encarna, siempre es una alegría leer vuestros comentarios, pero aún más cuando me hacéis llegar también recomendaciones. Me apunto el libro para consultarlo ¡Gracia!

      Responder
  8. Gracias Annel, que importante e instructivo es lo que nos expones, los días de bloqueo e inspiración si que son fatales pero a veces necesarios para respirar y luego encontrar que fluya nuestra parte intuitiva, me encanta el tema de los libros

    Responder

Deja un comentario