¿Por qué me cuesta plasmar mis ideas en el papel?

Lo más emocionante después de realizar tus primeros ejercicios con el pincel es pensar en ese momento en el que pintarás un proyecto propio. No un tutorial, no el proyecto de un curso, no imitar el estilo de otro artista, sino un proyecto que haya surgido de ti.

Es un momento emocionante, pero puede convertirse en una pesadilla de frustración si no se gestionan adecuadamente las expectativas y si no atendemos a cada parte del proceso como se necesita.

En este artículo, espero aliviar la impotencia que estás experimentando por no poder plasmar las ideas que tienes en papel.

El significado engañoso de la palabra “idea”

La primera dificultad que encontrarás al plasmar tus ideas es cómo interpretas la palabra “idea”.

He perdido la cuenta de cuántas veces en una sesión de desarrollo creativo me han dicho: ¡No soy capaz de sacar mis ideas! 

Y cuando les pido las fotografías de su proceso, me muestran una lámina con un par de pruebas de lo que intenta ser una lámina o un diseño definitivo, como si esperaran que sus manos fueran una especie de impresora de la imaginación. ¿Te suena?

Evidentemente no es culpa tuya, es que muchas veces cuando a un ilustrador o un artista se le pregunta por sus ideas y sus obras, se suele omitir o se explica muy por encima el proceso creativo (que es el 90% del trabajo en realidad).

Es por eso que en tu mente se ha construido la percepción de que sacar tus ideas fuera significa pintar lo que imagina tu cabeza como si fueras una impresora, lo cual es completamente falso. Así que vamos a definir la palabra idea dentro de la práctica artística, con su significado real.

¿Qué es una idea en la práctica artística?

La palabra idea en el marco de la creación del arte o la práctica artística se refiere a un concepto que guía la creación de una obra. Es la visión que un artista tiene para su obra. Esta idea puede ser abstracta o concreta y puede abordar temas, emociones, narrativas, o incluso simplemente la estética visual. La idea en el arte es lo que motiva al artista a expresarse y comunicar sus pensamientos, sentimientos o mensajes a través de su obra.

Por lo tanto una idea no es algo definitivo, sino un punto de partida.

Repite conmigo:

Las ideas son el punto de partida de un proyecto, NO el proyecto.

La frase “llevar tus ideas al papel” no se refiere a intentar imprimir con tus manos lo que has imaginado durante unos segundos o minutos en tu mente, se refiere a todos aquellos elementos visuales que nacerán a partir de tu idea inicial, cuando hagas pruebas, cuando experimentes y saques no solo parte de lo que has imaginado, sino todo aquello que aún no has descubierto que eres capaz de crear.

Cómo Sacar Fuera las Ideas que Llevas Dentro

Ahora que queda clara la esencia de lo que es una idea, es momento de tener en cuenta el proceso, que es lo que permite que las ideas aterricen en el papel. Para que tus ideas desemboquen en un proyecto, pasarán por 3 fases.

La fase de visión o el concepto

En esta fase, debes apuntar de dónde ha surgido la idea y su razón de ser , cuál es el tema, las emociones que la rodean, si hay una intención, los colores que quieres incluir, las técnicas que crees que pueden funcionar. Todo lo que puedas para que la idea deje de ser ese elemento abstracto que solo habita en tu imaginación.

En esta fase, detectarás qué tan importante es la idea para ti, si realmente se trata de algo que te importa y es original, o si solo es algo que has visto por ahí y quieres pintar con pequeñas modificaciones.

Si es lo segundo, no te exijas demasiado, copia y asume que no se trata de un proyecto propio, sino de un ejercicio técnico. Que por cierto no tiene nada de malo si reconoces la obra original.

La fase de pruebas y experimentación

En esta fase, todo lo que estaba escrito cobra vida, en forma de bocetos, pruebas de paletas de color, pruebas de pintar los elementos que quieres poner en el proyecto, pruebas de composición, mezcla de técnicas, pruebas, pruebas, pruebas…

En esta fase, los errores son una bendición, porque te muestran el camino que debes seguir. Si, por ejemplo, quieres pintar un estampado de rosas y nunca has pintado una rosa, la etapa de pruebas te descubrirá si tienes un don natural para pintar rosas o si simplemente primero necesitas ver un tutorial sobre cómo pintar rosas.

O quizás la creatividad te eche una mano y, si no sabes pintar rosas, te recuerde que sí sabes pintar margaritas y podrías probar diferentes estampados con esa flor. Todo es bienvenido en la fase de proceso creativo.

Lo interesante de esta fase es que no es posible corregir porque todo es novedad, curiosidad y descubrimiento, así que las palabras : bien, mal, correcto, incorrecto, bonito, feo, aquí no tienen sentido ni función.

La fase de elección y ejecución

Cuanto más amplia sea la fase de experimentación, más agradable será la ejecución. Se trata de elegir lo que en las pruebas te ha funcionado mejor y te ha gustado más. Se decide y prepara todo lo que has destilado de la etapa anterior.

Por eso pintar un proyecto definitivo se ve tan relajante por internet, por eso un curso es fácil de seguir, porque ya todo está estudiado y decidido, y aunque siempre hay espacio para la improvisación, se trata de una improvisación controlada y medida, fruto de un buen proceso creativo.

Cómo mejorar las habilidades para sacar fuera las ideas

El aprendizaje y crecimiento creativo es personal y único en cada persona, pero con miles de alumnos a mis espaldas, siento que puedo darte un par de consejos.

Mi primer consejo es que no te exijas todo a la vez, la habilidad técnica es exigente y debe serlo, la creativa es juguetona y debe serlo, y la expresiva es introspectiva y debe serlo.

Como ves pertenecen a universos diferentes, no se puede jugar bajo la exigencia y la crítica y tampoco puedes jugar con temas íntimos y personales porque son delicados. Cada tipo de habilidad debe tener su espacio de práctica.

En segundo lugar, no pienses que antes de explorar tus ideas necesitas primero una gran técnica. Como te he dicho la técnica se nutre de una energía más exigente, si siempre que pintas lo haces para criticar todo lo que no haces bien, es fácil que tires la toalla, más pronto que tarde.

Hay ejercicios creativos sencillos como los Doodles Creativos, que te permiten tener espacios más relajados y entrenar tu creatividad sin exigencias técnicas.

Y finalmente, acepta que no todas las ideas acaban en proyectos, muchas veces la ideas necesitan reposar, y ya que el 90% del tiempo hay más proceso que ejecución, intenta abordar temas que te permitan disfrutar del proceso.

Esta apartado podemos ampliarlo, si tienes preguntas o propuestas de ejercicios déjamelos en comentarios 🙂

Consideraciones para sacar las ideas que llevas dentro

Este artículo pretende arrojar luz sobre las sombras y misterios que muchas veces rodean al creador. La finalidad es didáctica pero no normativa. Yo misma he empezado proyectos inspirada en un color nuevo que he comprado, y el concepto y el significado se lo he buscado luego. 

Cada creador desarrolla diferentes procesos para llegar desde la idea primigenia a la que acaba en el proyecto definitivo, pero la secuencia que te acabo de compartir es un buen punto de partida. También es cierto que cuantos más procesos realizas, más ganas en agilidad y apertura mental con las pruebas, y hay procesos en los que te apetece recrearte meses, semanas o incluso años, y otros a los que solo le dedicas unos minutos.

Que un proceso creativo sea corto no lo hace peor, pero sí que limita las posibilidades creativas y expresivas.

Espero que este artículo te haya ayudado a comprender que las ideas de tu mente son solo el punto de partida, y que ya no te machaques más por no ser una impresora de tu imaginación; tú puedes aportar mucho más a una idea que solo la ejecución técnica.

Una semana más, gracias por pasarte por el Blog.

Un abrazo y hasta pronto,
Annel Vare

2 comentarios en «¿Por qué me cuesta plasmar mis ideas en el papel?»

  1. Después de leer tu artículo en el Bloc sobre El concepto de Idea, me ha dado otra orientación a la hora de enfocar mis trabajos con la Acuarela. Ha sido como un antes y un después. Nunca he tenido en cuenta a la hora de pintar esta perspectiva. Mi ilusión por pintar y poner color en el papel, era mi interés principal. Me has abierto los ojos, porque mi interés por la acuarela va más allá de hacer tutoriales ( tengo todos tus cursos y los disfruto cada vez que los repaso), pero en esta etapa me gustaría coger confianza y poder hacer mis proyectos. No le he dado importancia a los procesos, pensaba que era perder tiempo, me daba pereza, etc… , creo que no tenia bien asumido que son la base necesaria para sacar las ideas y desarrollar la confianza. La última Masterclas Estampados de Navidad, me ha encantado y la sorpresa para mí ha sido
    que todo lo que has explicado sobre sobre la importancia del proceso se me ha quedado como si fuera un faro de guía. Muchísimas gracias Annel por todo lo que estoy aprendiendo contigo.
    Verdaderamente lo tuyo es enseñar!

    “Todo el Articulo tiene un contenido muy valioso para soltar los Frenos a la Creatividad”

    Responder
    • Muchas gracias Rosalía,¡Me alegro mucho que haya hecho el click! pasar de consumidora a creadora no siempre es un paso fácil, pero creo que en tu caso ha tenido una evolución más que adecuada. Disfruta de los nuevos desafíos de empezar a crear tus propios procesos creativos y por consiguiente tus propios proyectos. Un abrazo

      Responder

Deja un comentario