Cómo empezar un sketchbook para principiantes

En este post te voy a contar cómo iniciar un sketchbook o cuaderno de bocetos, para que no te quedes sin ideas aunque seas principiante.

Quedarte sin ideas o tener la sensación de que no avanzas muchas veces es más una percepción que una realidad.

En este post te voy a contar todo lo bueno que te puede traerte iniciar un sketchbook o cuaderno de bocetos y cómo empezar poquito a poco.

¿Para qué sirve un sketchbook?

Un sketchbook es una herramienta a la que le puedes dar la utilidad que necesites en cada etapa de aprendizaje.

Al principio te servirá para perder el miedo a experimentar, con el tiempo se va convirtiendo en un espacio para “sembrar ideas”, y antes de que te des cuenta acabarás teniendo un inventario e histórico de tu evolución, tus procesos creativos y descubriendo los rasgos que construyen tu estilo.

Y para mi lo más importante, toda esa evolución de crecimiento creativo ocurre mientras disfrutas del camino.

Por supuesto no creo que todo el mundo tenga que pasar exactamente por las mismas etapas, ni en ese orden :-). Lo veo claramente en las Consultorías de desarrollo Creativo, las personas aprendemos a un ritmo diferente y con metodologías diferentes.

Pero aún así, si indagas un poco en los procesos de los artistas que admiras, verás que el cuaderno de bocetos, la experimentación y tener un orden en sus procesos, forma una parte importante de sus obras finales.

¿Cómo se utiliza un sketchbook?

La manera de utilizar un sketchbook es muy personal, hay quienes lo utilizan como un reto para adquirir el hábito de pintar /dibujar a diario, y  otras personas como un álbum de ideas que llenan de manchas, textos y collage.

Lo fantástico del cuaderno de bocetos es precisamente que puedes empezar con algunas pautas, pero que con el tiempo vas moldeando y utilizando a tu manera, según lo que necesites en cada momento.

Además que sea personal no significa sólo que lo hagas a tu manera, sino que también es para ti.

A diferencia de uno ejercicio que tiene muchas pautas o un proyecto que lleva encima la exigencia de que tiene que quedar “Bien”, el sketchbook es para ti, no para enseñarselo a nadie más, y eso te da la libertad de poder experimentar con más libertad y menos juicios.

Te contaré un ejemplo:

Yo utilizo mi sketchbook sobre todo como una herramienta emocional (aunque lo utilizo para más cosas éste es mi uso favorito).

Cuando siento que mi perfeccionismo me ataca me pongo con mi sketchbook, porque allí no hay bien ni mal, no hay fracaso ni éxito, es como un diario que cuenta la verdad de cómo me siento, y cómo un diario, es privado y puedo crear sin miedo.

En su momento cuando aún era principiante mis cuadernitos de bocetos y pruebas me ayudaron a superar los bloqueos y el desánimo. Cuando puedo trabajar en mis cuadernos reconecto con el disfrute y recuerdo por qué empecé a pintar. 

¿Qué tengo que empezar a crear en un sketchbook?

Aunque he dicho que un sketchbook es una herramienta muy libre, el exceso de libertad no le va bien al bloqueo ni al perfeccionismo. Y si optas por “inspirarte” en los cuadernos de bocetos de otros, te llenarás de impaciencia y la exigencia volverá.

Por eso aconsejo empezar un sketchbook  con el objetivo de perder el miedo al error y a experimentar.

Lo ideal sería que pudieras volcar tus ideas en el cuaderno, pero la realidad es que si estas empezando, seguramente no hayas adquirido aún las habilidades de poner sobre el papel lo que imaginas.

Por ejemplo puedes imaginar un arreglo floral, pero de ahí a dibujarlo o pintarlo tal cual lo tienes en la cabeza…

Trasladar nuestras ideas de nuestra mente a la realidad es un proceso que cada uno experimenta a su ritmo, porque no todos tenemos la misma facilidad ni la misma resistencia a la frustración y casi siempre durante ese proceso la confianza y el ánimo bajan si estamos constantemente haciendo algo que no nos gusta y que “no nos sale bien” qué es lo que solemos pensar.

Un sketchbook de exprimentación te ayudará a reconectar con tu confianza y relacionar el aprendizaje con el juego, porque aunque es cierto que las instrucciones de un buen profesor valen mucho, el aprendizaje por tu cuenta es el que traerá más alegrías y orgullo.

Puedes empezar haciendo, manchas, texturas, doodles, etc. cualquier tema que no te condicione a un resultado servirá. Esto del resultado es importante.

Si cuando empiezas a pintar tu objetivo es publicarlo en redes o que te quede bonito, el ejercicio habrá perdido toda su  funcionalidad.

Experimenta para ti, pinta para ti, no para criticarte ni para enseñarselo a nadie, sino con el afán de descubrir no de conseguir.

No es tan fácil pero cuando logras conectar con ese tipo de práctica en tu cuaderno de bocetos, te relajas, te sorprendes de tus resultados, te das permiso para equivocarte, y todo eso te ayuda a que las horas que dedicas a practicar tu técnica sean más provechosas y más agradables.

Como empezar un sketchbook para principiantes

¿Qué sketchbook utilizar?

Si finalmente te decides a empezar un sketchbook, lo primero que tienes que tener en cuenta es ¿Qué técnicas querrás utilizar en tu cuaderno de bocetos?

Si tu intención es mejorar únicamente tu dibujo, por ejemplo, no necesitas un sketchbook que tenga papel de acuarela, por que no le sacarás partido, un cuaderno con papel de boceto te bastará.

Si quieres pintar con lápices acuarelables, tendrás suficiente con papel mixmedia.

En mi caso, utilizo acuarelas po que incluso boceto con ellas, así que tengo una marca de sketchbooks con papel de acuarela, que me encanta. 

Hahnemuhle Watercolor Book A5, también uso el formato A6.

Es para mi un sketchbook perfecto porque sus hojas no son muy gruesas, resisten bastante bien el agua y están preparadas para utilizar por los 2 lados. Eso me permite poder pintar mucho más sin añadir más peso cuando pinto fuera de casa y además me encanta su cubierta que parece de tela.

Además de en Amazon que seguro que las encuentras, si estás en España las tienen en la tienda online La Monstera paper (con el código ANNELVARE hacen un 10% de dto. a mis alumnos y seguidores).

Pero vaya hay muchas libretas en el mercado así que explora un poco y elige la que más te convenza.

Espero que el post de hoy te haya gustado y que te animes a probar con un sketchbook. Si ya lo has probado antes, cuéntanos tu experiencia en los comentarios, siempre es interesante conocer diferentes experiencias sobre el mismo tema.

Un abrazo y hasta pronto,
Annel Vare 

5 comentarios en «Cómo empezar un sketchbook para principiantes»

  1. Me han gustado mucho los comentarios. Muy buen medio para tener recogidos esas pruebas que nos van a ayudar a soltarnos.

    Responder

Deja un comentario